Cómo entrenar a tu caniche para que acuda cuando se le llama

Table of Contents

Entrenar a tu caniche para que acuda cuando se le llama es una habilidad fundamental para garantizar su seguridad y bienestar. Al enseñarle este comando, podrás tener un mayor control sobre su comportamiento, evitar situaciones peligrosas y fortalecer el vínculo entre tú y tu peludo amigo. En este artículo, te proporcionaremos una guía paso a paso sobre cómo entrenar a tu poodle para que venga cuando se le llama. Sigue leyendo para descubrir los consejos y técnicas más efectivas.

 

Establece una base sólida

Antes de comenzar el entrenamiento, es esencial establecer una base sólida para tu caniche. Esto implica asegurarte de que tenga una buena relación contigo, esté socializado adecuadamente y haya recibido el entrenamiento básico de obediencia. Estas bases sólidas sentarán las bases para un entrenamiento exitoso y una respuesta positiva al comando de llamada.

 

Utiliza refuerzos positivos

El uso de refuerzos positivos es clave en el entrenamiento de tu caniche. Recompénsalo cada vez que acuda cuando se le llama, ya sea con elogios, caricias o golosinas. Estos refuerzos positivos refuerzan el comportamiento deseado y motivan a tu poodle a seguir respondiendo al comando de llamada.

 

Empieza en un entorno tranquilo

Comienza el entrenamiento en un entorno tranquilo y sin distracciones. Esto permitirá que tu caniche se enfoque en ti y en el comando de llamada. A medida que avances en el entrenamiento y tu poodle muestre una respuesta consistente, puedes ir aumentando gradualmente la dificultad añadiendo distracciones controladas.

 

Establece un nombre claro para el comando de llamada

Elige una palabra o frase corta y clara que utilizarás como comando de llamada para tu caniche. Puede ser algo simple como «ven» o «aquí». Asegúrate de utilizar el mismo comando de forma consistente para evitar confusiones y facilitar el aprendizaje de tu poodle.

 

Practica en sesiones cortas y frecuentes

El entrenamiento debe ser consistente y prácticamente diario para lograr resultados óptimos. Realiza sesiones de entrenamiento cortas, de aproximadamente 10 a 15 minutos, varias veces al día. La repetición regular ayudará a reforzar el comando de llamada en la mente de tu caniche.

 

Utiliza la correa y el collar

Durante las primeras etapas del entrenamiento, es recomendable utilizar una correa y un collar para tener un mayor control sobre tu caniche. Estos elementos te permitirán redirigirlo suavemente hacia ti si se distrae o se aleja. A medida que tu poodle se vuelva más confiable, puedes ir practicando el comando de llamada sin correa en áreas seguras y controladas.

 

Evita el castigo o la fuerza

El entrenamiento debe basarse en refuerzos positivos y nunca en castigos o fuerza. Evita gritarle, golpearlo o utilizar cualquier método aversivo. El uso de técnicas de refuerzo positivo fomentará una relación de confianza y cooperación con tu caniche.

 

Incrementa gradualmente las distracciones

A medida que tu caniche progrese en el entrenamiento, es importante aumentar gradualmente las distracciones. Empieza en un entorno con pocas distracciones y, a medida que tu poodle mejore en su respuesta al comando de llamada, añade gradualmente estímulos más desafiantes, como otros perros o personas.

 

Refuerza el comportamiento en diferentes lugares

Una vez que tu caniche responda de manera confiable al comando de llamada en casa, es importante practicarlo en diferentes lugares. Realiza sesiones de entrenamiento en el parque, en la playa o en cualquier otro entorno donde puedas asegurarte de que tu poodle esté seguro. Esto ayudará a generalizar el comportamiento y asegurará que tu caniche acuda cuando se le llame en cualquier situación.

 

Sé paciente y constante

El entrenamiento lleva tiempo y paciencia. Cada perro es único y aprenderá a su propio ritmo. Mantén la calma y sé constante en tu enfoque. Celebrar los pequeños logros y estar dispuesto a dedicar tiempo y esfuerzo te llevará a obtener resultados exitosos a largo plazo.

 

Conclusión

Entrenar a tu caniche para que acuda cuando se le llama es un proceso que requiere paciencia, dedicación y refuerzos positivos. Siguiendo los consejos y técnicas mencionados en este artículo, estarás en el camino correcto para lograr que tu poodle sea confiable al responder al comando de llamada. Recuerda que el entrenamiento debe ser un proceso divertido y gratificante tanto para ti como para tu peludo amigo. ¡Disfruta del proceso y celebra cada éxito en el camino hacia un caniche bien entrenado y feliz!

Jessica Davis

Jessica Davis

Owner of the cutest poodle on earth

Recent Posts